iconotelefono (+34) 650 66 43 64
iconoweb info@consultorineftis.org
facebook
titulocabeza
botonmundotransductobotonactividadesbotonassesoramentbotonbioentornobotonlibrosvideos

 

Nooductancia y geotelurismo.

El campo magnético de la Tierra se comporta a efectos prácticos como un enorme “Imán” y la irradiación de sus líneas de fuerza interactúa con todos los tejidos y fluidos del medio biológico. Este fenómeno denominado nooductancia es generado por el movimiento y modificaciones de la estructura de los metales en estado plasmático del núcleo terrestre e irradia desde las capas más profundas de la tierra hasta las más cercanas y periféricas de la atmosfera…ionósfera…magnetosfera…sin que resulte, por lo general perjudicial a los seres vivos.El campo magnético de la Tierra se comporta a efectos prácticos como un enorme “Imán” y la irradiación de sus líneas de fuerza interactúa con todos los tejidos y fluidos del medio biológico. Este fenómeno denominado nooductancia es generado por el movimiento y modificaciones de la estructura de los metales en estado plasmático del núcleo terrestre e irradia desde las capas más profundas de la tierra hasta las más cercanas y periféricas de la atmosfera…ionósfera…magnetosfera…sin que resulte, por lo general perjudicial a los seres vivos.

Las membranas celulares de todos los seres vivos son especialmente sensibles a esta vibración. Sus modificaciones irradian al medio biológico, al poseer la capacidad de captar, las radiaciones telúricas pudiendo incluso beneficiarse de ellas, tras haber aprendido a digerir, en diversos grados las desarmonías, con fines de supervivencia. Como ejemplo de esta adaptación tenemos las hormigas y abejas que presentan una especial predilección hacia las confluencias de estas líneas o zonas alteradas, en contraposición a los mamíferos, que salvo algunas excepciones preferimos la estabilidad de las zonas neutras.

 



iconoweb info@consultorineftis.org
facebookpie